Oportunidades

Yo siempre me he alegrado de dar segundas oportunidades, a pesar de la mala fama que tienen.


Hacer la cruz es humano, a personas, a lugares y a eventos con los que decides que no te merece la pena ya relacionarte, bien porque te hayan hecho daño, porque te aburran o tan sólo porque quieres evolucionar.


Dejar atrás aquello que no te aporta es de personas inteligentes, y así me considero yo.





La cuestión es cuándo debemos considerar que tenemos que dar ese portazo definitivo.


En los últimos años me he ocupado de buscar ese terreno de reconciliación en el que comprobar si realmente hice bien en cortar por lo sano relaciones que en su momento me parecieron imprescindibles y me ha resultado muy placentera la experiencia. Dar un toque a ese amigo que tenía en Alemania para decirle que me llamase en su siguiente visita a Sevilla, acudir a esa cena que se te hacía pesadísima años atrás, volver a interesarte por aquella pareja que me prometí no volver a ver.


Son segundas oportunidades que, deparando alguna sorpresa positiva, me confirman que hice bien en su momento, pero que me reconfortan el alma al cerrar la puerta tras darnos un abrazo y deseando de corazón que le vaya bonito a quien se despide de ti al otro lado.


Merecíamos regalarnos esa posibilidad.


...

#cienvibraciones

#cienpulsaciones

#cienemociones


(Pintura de Richard Van Mensvoort)

11 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Complejos

Regañás

Orejas