Casablanca

Llegamos a la fábrica de Renault en Casablanca bien temprano. Nos recibieron los jefes a la entrada y nos explicaron cuál era la situación de la producción, al tiempo que nos invitaron a entrar en los talleres. Tras haberla visitado varias veces en anteriores viajes a Marruecos, recorrimos acompañados de nuestros anfitriones las líneas de fabricación. Es allí donde nos presentaron a la mujer que se ocupaba del análisis de los problemas técnicos en los motores.


—Bonjour, messieurs —nos saludó, humilde, con el velo cubriendo su cabello.


Nos llevó a su zona de trabajo y nos explicó con todo lujo de detalles las razones por las que nos habían solicitado que acudiésemos. Con palabras claras e impecables argumentos técnicos. Sus compañeros danzaban alrededor, pero era ella, la de menor rango en el escalafón, quien llevaba la voz cantante.


'Tú, trae esto', 'tú, busca el plano', 'tú, enséñales la pieza', 'tú, acompáñalos a la máquina donde tenemos el problema'.


La resolución hecha mujer.


Nadie le rechistaba y cualquiera de nuestras preguntas acababa siendo reconducida hacia ella.


Al final de la jornada nos acompañaron todos los jefes hasta la puerta de entrada, para agradecernos la visita. Todos hombres.


...


(Retrato de Shadi Ghadirian)


1 vista0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Pose

Halago