Madrid – Nunca sabrás quién fui

24 abril, 2020Salvador_Navarro

Madrid se me hacía cada vez más inhóspita, llena de personajes ilocalizables que me torturaban. Su inmensidad facilitaba mi desprecio, a ella misma y a lo que fui en ella; a los pasos que di y las decisiones que tomé. Madrid ya solo era Estíbaliz. Su aura invadía la ciudad con una capa que me impedía respirarla con normalidad; se aparecía por todos lados su mirada sin reproche para demostrarme que todo en mí era ella, que el resto eran fantasmas sin intenciones; nadie era de fiar salvo Estíbaliz. «Siempre estaré aquí». A cinco minutos de allí en metro. Producía escalofríos saberlo. Todo podría volver a ser como entonces si tomara ese metro. Vendrían las horas tirado en la alfombra marrón de pelo gordo, abrazado a cojines con nombres, para leer a Sándor Marái; los masajes en mis gemelos siempre cargados, sentir su sexo deslizándose por el reverso de mis piernas, su boca comiendo los tres pelillos del final de mi espalda; los relatos de Alice Munro en sus labios; el beso en mi frente a mitad de la noche; su crema de verduras con un toque de anís; sus uñas jugando entre mis uñas. A cinco minutos en metro.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Prev Post Next Post