Blog post

Gol

25 noviembre, 2017Salvador_Navarro

Aunque me gustaría afirmarlo y pienso que la vida no es otra cosa que un juego en el que nos han plantado sin permiso, no estoy de acuerdo en que no haya situaciones que tomarse en serio, que están en la cabeza de cualquiera que lea esto.

Es precisamente por ello que me llama la atención el semblante con el que muchos viven su día a día. Te cruzas con gente haciendo la compra en el supermercado con rictus tan concentrados que pareciese que su vida dependiese de la salsa de tomate que tienen que elegir; compañeros de trabajo que se toman tan a pecho decisiones intranscendentes que te planteas cómo harán para distinguir las pocas decisiones cruciales que la empresa nos requiere; padres que educan a sus hijos con tal espíritu asustado que no hacen sino inculcarle terror a chupar un lápiz.

Hay tres cosas, por no decir dos, que tratar con gravedad, en este terreno de juego azaroso por el que nos movemos sin tener claro dónde está la portería ni en qué consiste marcar un gol.

Relajando la escala de valoración de los retos diarios no hacemos la vida sólo más fácil a los demás, sino que evitamos sofocos innecesarios en nuestro ajetreado día a día.

Todo es más simple de lo que queremos forzarnos a ver.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada anterior Siguiente entrada