Estado

5 abril, 2020Salvador_Navarro

Qué mal ha sonado siempre este ‘palabro’: Estado. A muchos les sonaba arcaico, comunista, torticero, corrupto, invasivo, castrador, casposo…

Al hombre hay que dejarle libre en su individualidad. Que emprenda, que produzca, que cree, que invente… El Estado es la carga que todo lo quiere vampirizar, el que cercena y quita los recursos, la piedra que cualquier persona brillante tiene en los zapatos, la roca con la que todo currante tiene que cargar.

¡Cuántos liberales no han soñado con un país libre de Estado! Donde cada uno se pague su seguro sanitario privado, donde los impuestos se reduzcan al mínimo; un país sin subsidios ni ayudas. Ni ‘paguitas’. Un país sólo de banderas. Que cada uno se curre su propio camino. ¡Que se mueran los feos!

Ahora viene un bicho diminuto y todos andan corriendo, empujando al de al lado, al grito de ‘¡a mí el Estado!’, como cuando de pequeños venía la ola gigantesca en la playa y salíamos aterrorizados vociferando ‘¡Mamá!’

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Prev Post Next Post