No te supe perder

Reseñas – Acantilados de papel (agosto 2013)

Posted by on Ago 31, 2013 in Entradas, No te supe perder, Reseñas | 0 comments

Reseñas – Acantilados de papel (agosto 2013)

El escritor italiano Giovanni Papini (Ildiavolo) dijo: «Hay quien tiene el deseo de amor, pero no la capacidad de amar». La imposibilidad de algunas personas para superar las carencias afectivas de su pasado, repitiendo los esquemas emocionales que caracterizaron sus primeras relaciones, tanto familiares como de pareja, y que acaban derivando enun círculo vicioso de autocompasión, remordimiento, soledad y, sobre todo, violencia es el principal eje temático de «No te supe perder». Salvador Navarro deleita al lector con un sólido retrato sobre la violencia de género, aunque prescindiendo de aquellas escenas con las que suele asociarse el maltrato. Por el contrario, el autor prefiere centrarnuestra atención en las consecuencias derivadas de esa incapacidad que sufren sus personajes para amar. De esta forma, «No te supe perder»narra la complejidad de las relaciones entre un grupo de personas que, en realidad, se encuentran solos ante las adversidades de sus respectivas vidas. A pesar de los lazos familiares o de amistad que los mantiene en apariencia unidos, la exhibición pública de esos sentimientos es, en realidad, una mera representación necesaria para convivir en sociedad. Una subsistencia basada en constantes mentiras y autoengaños, un guion perfeccionado con los años que termina por representarse en cualquier escenario y ante todo clase de públicos, siempre que muestren predisposición a creer nuestra versión de la historia como si fuese la única verdad. En este sentido, el autor utiliza una inteligente metáfora con la obra «Cranoterapias», una representación teatral alternativa que protagonizan algunos de sus personajes y refleja la evolución de sus conflictos a través de la puesta en escena. Sin embargo, el problema radica en que el espectáculo continúa incluso tras la caída del telón. Enlace A fin de reforzar esta percepción, Salvador Navarro divide la novela en una serie de actos en los que se concede mayor protagonismo a un personaje concreto. Esta forma de estructurarla permite ir conociéndolos de forma progresiva, sin excederse en detallesa fin de conservar lasincógnitas que envuelven a cada uno. Por esta razón, la mayoría de las escenas se suceden en espacios públicos, principalmente restaurantes y bares existentes en la capital andaluza que convierten la novela es una magnífica guía gastronómica de la ciudad, que condicionan la intimidad de esos encuentros. Es más, cuando se desarrollan en la privacidad del hogar comprobamos que las relaciones entre ellos se deben más a la circunstancia de compartir un espacio común, en lugar de la afectividad que fingen sentir hacia los demás. Por ejemplo, el distanciamiento entre Lucía y su hijo o la decisión de El pirata de independizarse después de trasgredir los límites de su relación con Gloria. No obstante, el mejor referente es la amistad entre Yann y Marga que acaban desarrollando una dependencia mutua de la otra persona, especialmente el primero y que acaba derivando en el trágico final que siempre caracteriza a este tipo de historias, ocupando los titulares en la sección de sucesos de los periódicos y telediarios. Es decir, sus relaciones derivan de una necesidad que ellos mismos se niegan a reconocer, porque demostraría su vulnerabilidad y acabarían por convertirse nuevamente en víctimas. Sin embargo, el escritor sevillano no los cataloga directamente, sino que nuestra percepción se ve alterada conforme profundizamos en su pasado y se nos descubren la clave de su comportamiento actual. Salvador Navarro concibe un conjunto de personajes realmente atractivos por su realismo. La crisis de madurez de Lucía que deriva en su adicción por el alcohol y una profunda infelicidad; la falta de seguridad personal de Gloria que prefiere vivir a través de los demás; el amor no correspondido de Rocco; el miedo...

Read More

Presentaciones – Málaga – Casa del Libro (noviembre 2010)

Posted by on Nov 19, 2010 in Entradas, No te supe perder, Presentaciones | 0 comments

Presentaciones – Málaga – Casa del Libro (noviembre 2010)

Con la inestimable ayuda de mi querida Cristina Brontte, apasionada lectora malagueña y burgalesa a partes iguales, conseguimos crear una atmósfera muy amable en la Casa del Libro de Málaga.                 Tuve la suerte de estar acompañado de gente cercana, como mi inseparable Mariángeles Romero                 También estuvieron Mercedes Narváez (en la foto) o Marisa Feria.                 Cristina Brontte me apoyó en la presentación, haciendo la introducción de la...

Read More

Reseñas – Lecturofilia (Diario de Sevilla) – Agustín Velasco (noviembre 2010)

Posted by on Nov 18, 2010 in Entradas, No te supe perder, Reseñas | 0 comments

Reseñas – Lecturofilia (Diario de Sevilla) – Agustín Velasco (noviembre 2010)

Este libro que paso a comentar (y recomendar) me llegó justo antes del verano. Cuando le llegó su turno en mi lista de lectura, en plena canícula, llegué a la página 31 y lo cerré. Este no era un libro para leer a pie de piscina o en una terracita agradable. No, enseguida percibí que tenía una carga de profundidad importante, y a mí los libros importantes me gusta leerlos bien arropado, sintiendo un poco de frio y con la luz mesurada del invierno. No te supe perder(ed. Guadalturia) de Salvador Navarro permaneció en mi estantería de ‘pendientes’ hasta hace una semana en que me di cuenta que era el momento y me encontré… Título: No te supe perder Autor: Salvador Navarro Editorial: Guadalturia Páginas: 422 Precio: 18 € …una novela coral. Ir más allá en su clasificación, afinar más sería un ejercicio de simplificación injusto. Lanzar una sinopsis sería igualmente difícil cuando ocurren tantas cosas a tantos personajes, corres el riesgo de obviar cosas importantes. En estos casos lo que hay que hacer es ir más a la mirada global, al sentimiento que genera y de los que habla. Como telón de fondo (que no como línea argumental) encontramos el maltrato en toda su dimensión, física y emocional. De hecho, si debiéramos elegir un personaje principal ese sería Yann, que se convierte en el centro de la tela de araña que conecta a todos los demás de distintas formas, y que es una de esas ‘otras’ víctimas del maltrato, de la llamada violencia de género, que muchas veces queda fuera de foco: el hijo que es testigo del infierno al que es sometida su madre que termina siendo asesinada cobardemente por su padre. Estas víctimas, los hijos, suelen ser simplemente una nota a pie de página para los periódicos, pero Salvador Navarro ha querido usarlo  para mostrar esas consecuencias colaterales del maltrato: seres con secuelas profundas e invisibles, incapaces de amar, adictos a la crueldad… un eslabón más de la cadena del dolor. El autor es muy cuidadoso en el diseño de la estructura narrativa para que no perdamos en el bosque de actores. Y sobre todo la complejidad de estos actores hace que el autor utilice un narrador omnisciente que navega con inteligencia por un mar turbulento en función de los personajes. Y cuando digo ‘con inteligencia’ me refiero a que es muy inteligente el amoldar la voz del narrador a cada momento y cada personaje, casi diluyendo la presencia de este. No busca el lazo afectivo con sus creaciones, no recurre a ‘tipos’, sino que retrata personajes con dimensión propia, con hálito de realidad, nada es blanco ni negro, bueno ni malo, aunque está claro que hay gente cruel y víctimas propicias, como en la vida misma. No hay grandes protagonistas, pero cada personaje es como una palabra en un párrafo: no te dan el significado completo, pero sin ellos no comprenderías el mensaje. Esta es una novela de relaciones destructivas, no importa de qué signo. Hubiera sido fácil frivolizar y caer en el tratamiento superfluo por el que identificamos a todo ser dependiente de otro como alguien irracional, débil o estúpido, mientras que al que es objeto de dependencia lo investimos de cualidades como la manipulación o el autoritarismo. Nada es tan simple, y precisamente ese tratamiento es la que evita Salvador Navarro en su obra. Esta es una reflexión de la incomunicación en la era de las comunicaciones, de la negación, de cómo evitamos el autoanálisis por miedo a lo que podamos encontrar, a la falta de la voluntad para solucionar nuestros problemas porque nos encontramos confortablemente parapetados en aquello de preferir lo malo conocido. También es una...

Read More

Reseñas – Papel en blanco – Sergio Parra (noviembre 2010)

Posted by on Nov 17, 2010 in Entradas, No te supe perder, Reseñas | 0 comments

Reseñas – Papel en blanco – Sergio Parra (noviembre 2010)

Voy a ser sincero, quizá demasiado: la primera impresión que tuve al sostener entre las manos No te supe perder, del sevillano Salvador Navarro, fue: Oh, no, el típico culebrón de mujer-víctima de la violencia de género que pretende enviar un mensaje políticamente correcto y atonal sobre las relaciones de pareja y el amor. La portada y la entradilla promocional tuvieron mucho que ver con esta primera impresión. Pero la novela había sido finalista del XIX Premio Internacional de Novela Luis Berenguer, convocada por el Grupo Anaya, y además venía recomendada por un ex compañero de Papel en Blanco. Bien, a veces los premios literarios no se distinguen demasiado de una tómbola cutre de feria, y un ex compañero, por muy leído que sea, también puede tener un filtro estético diametralmente opuesto al mío. Pero afortunadamente ni las portadas, ni un título que recuerda a tango, ni las entradillas promocionales, ni los premios, ni las recomendaciones de amigos son tan importantes cuando te pones a leer. Y eso hice, ponerme a leer, y aquí también soy sincero: bastaron dos páginas para darme cuenta de que mi primera impresión era equivocada: No te supe perder no tenía nada de convencional. Ni de atonal. Más aún: estaba ante una voz tan personal y fresca que poco me importaba lo que Navarro me contara: quería seguir leyéndolo. Un lenguaje directo, jalonado de palabrotas y filosofía callejera, que remite a la sordidez de la Beat Generation. Aunque la prosa de Navarro también tiene una extraña eufonía, de modo que hasta la palabra más cruda está donde tiene que estar. Las situaciones se describen casi de forma aviñetada, como el storyboard de una película, o más bien como tajos de verdad. Unas situaciones en apariencia aisladas unas de otras, pues estamos frente a una novela coral, de personajes, enmarcada en una Sevilla urbana y marginal. Marga, una lesbiana desnortada; Lucía, una psicóloga capacitada para diagnosticar a los demás pero no a ella misma; y una larga lista de personajes que se cruzan y entrecruzan, y que ponen de manifiesto que designamos como sentimiento amoroso cientos de sentimientos distintos (algunos nada amorosos). Y por encima de todos ellos, Yann, el personaje principal, testigo de los maltratos a los que era sometida su madre por parte de su padre, que a su vez funciona como nexo entre el resto de personajes de la novela. Hay un artefacto fascinante, de nombre no menos fascinante (Acelerador Gran Louvre de Análisis Elemental, AGLAE). En esencia es un cañón que propulsa núcleos de átomos a 50.000 kilómetros por segundo sobre la obra de arte que debe analizarse. Cuando la obra es bombardeada por el haz de protones, emite ondas (rayos X) características de sus elementos constitutivos. Es una técnica nada destructiva, pero muy esclarecedora. Una herramienta similar emplea Salvador Navarro cuando describe a sus personajes, y lo que deja al descubierto eclipsa al resto. El autor rasca la superficie de los personajes y se desprenden miserias, que son los elementos constitutivos de todos nosotros, por mucho que Walt Disney se empecine en decir lo contrario. Así que probablemente no nos sentiremos identificados con ninguno de los personajes en su conjunto, pero si por muchas de sus dudas y padecimientos, porque en puridad todos estamos hechos de la misma pasta. Porque todos hemos sido invadidos por sentimientos que creímos identificar con el sentimiento amoroso. Ya Ortega y Gasset nos lo advertía, pues popularmente se ha considerado incongruente el conocimiento racional de algo tan volátil e irracional como son las pasiones humanas: su análisis crítico desvirtuaría al sentimiento, lo condicionaría, lo convertiría en otra cosa. Porque el sentimiento debe correr libre y poco importa si es sano o insano, sólo...

Read More

Presentaciones – Huelva – Biblioteca Pública (23 septiembre 2010)

Posted by on Sep 23, 2010 in Entradas, No te supe perder, Presentaciones | 0 comments

Presentaciones – Huelva – Biblioteca Pública (23 septiembre 2010)

Junto a mis queridas Mariángeles Romero y Pilar Valera, tuvimos ocasión de compartir un rato muy agradable y cercano en la Biblioteca Pública de Huelva         En esa ciudad presumo de tener grandes amigos que nunca me dejan solo                    ...

Read More

El Correo de Andalucía – 13 septiembre 2010 – No te supe perder

Posted by on Sep 13, 2010 in Entradas, No te supe perder, Prensa | 0 comments

El Correo de Andalucía – 13 septiembre 2010 – No te supe perder

Read More